Vivo con la Enseñanza una segunda vida, he nacido otra vez. La primera es cosa del pasado, la nueva pertenece al presente. Esta escuela me permite de comprender que un hombre solo no puede nada. Tal como lo enseñaba Gurdief. Esta enseñanza, esta escuela y sus alumnos, hacen que en esta segunda vida todo es posible. He encontrado la fuerza, un guía, amigos y útiles de trabajo.  Camino hacia mi meta: dar a mi esencia la posibilidad de desarrollarse, no para mí sino para ayudar a la humanidad. Mi cuerpo, mi falsa personalidad, mi vida no existe que para permitir a mi alma de evolucionar.

 EV- Profesor- 45 años