Cuando encontré Selim Aïssel por la primera vez en el transcurso de un cursillo, he tenido la impresión que todas las piezas del puzle que yo juntaba desde hace mas de veinte años encontraban su plaza por la primera vez… La Simplicidad y la Verdad  que emanan de las palabras pronunciadas en el momento de las conferencias, me han hecho entrever que existía un camino que me podía llevar hacia las respuestas sobre el sentido de la vida, que yo me preguntaba desde hace mucho tiempo. Después de ese primer encuentro, no he cesado jamás de encontrar regularmente Selim Aïssel y yo completo mi colección de piezas para mi puzle.  Los descubrimientos interiores me conducen, día tras día, mas allá de lo que podía imaginar al principio.

 FH-  Ingeniero- 50 años