Poder acceder a un Maestro de Sabiduría es para mí una fuente de Esperanza y de Verdad. Gracias a ese contacto, he comenzado a salir del vagabundeo y de las ilusiones sobre mi mismo, a aceptarme como soy actualmente y a someterme humildemente, con todos mis límites todavía presentes al servicio de lo más grande en mí.  Integrar la Escuela me permite de anclar esta realización en lo cotidiano, efectuando ejercicios a la vez simples y eficaces.  La dinámica del grupo creada por la Escuela refuerza la acción personal y constituye un verdadero apoyo para mí. 

ZL – Consultante en gestión de empresas- 28 años