Al principio: Me sentía aislado con el sentimiento de no progresar nada en la búsqueda de la verdad sobre mi mismo, los otros y el mundo. Tenía una alta opinión de mi mismo, lo que me parecía que no estaba en mi lugar. Quería ver más grande y  más inteligente que yo.

En Camino: Eso me aporta una estructura, una fuerza más grande para afrontar mis partes de sombra,  amigos comparten la misma voluntad de mejorar el mundo mejorándose ellos mismos primeramente. Sobre el camino, encuentro con mis amigos, momentos de alegría, pero a menudo son momentos inconfortables para mi vanidad, mi orgullo y  mi avaricia. Es necesario estar preparados  para sacrificarles.

Un consejo para el amigo: No vengas, si no estás preparado a ver las cosas tal como son y no como tu las imaginas.

BN- Psico-terapeuta- 34 años